Ficciones

"Como todos los hombres de Babilonia, he sido procónsul; como todos, esclavo; también he conocido la omnipotencia, el oprobio, las cárceles. Miren: a mi mano derecha le falta el índice. Miren: por este desgarrón de la capa se ve en mi estómago un tatuaje bermejo: es el segundo símbolo, Beth. Esta letra, en las noches de luna llena, me confiere poder sobre los hombres cuya marca es Ghimel, pero me subordina a los de Aleph, que en las noches sin luna deben obediencia a los Ghimel. En el crepúsculo del alba, en un sótano, he yugulado ante una piedra negra toros sagrados".
Jorge Luis Borges. Ficciones.

Llegamos al último libro del año del club de lectura. Y en esta ocasión es el libro que eligió Paula.

En mi caso es relectura. Y casi obligada, porque creo que me he leído todos los libros de ficción de Borges, además de muchos de no ficción y también parte de su poesía.

He elegido la portada de los primeros libros de Borges que compré. Era una edición de Alianza Editorial que hacían temática para cada autor. Creo que Borges fue el primero o de los primeros en publicarse en esta colección. Me llama la atención algo en lo que entonces no caí y que recuerdo ahora y es que todas las portadas de esta colección de libros son imágenes de cuadros de El Bosco. Y creo que es muy acertado. Creo que la grandeza de Borges está en pintar un mundo irreal a la vez que posible. Ves que no es cierto, que es demasiado lineal y cartesiano y, por lo mismo, aterrador. Yo lo llamaría un terror filosófico.

En fin, que ya podéis ver que soy fan. Para mí hay pocas cosas en el mundo de la lectura mejores que leer a Borges. Y no ha estado nada mal releerlo unos 25 años después de haberlo leído por primera vez.

También tengo que avisar: Borges no es para todos los públicos. Al igual que muchos de sus cuentos en los que el infinito está presente, su erudición y referencias a toda la historia y, en particular, a la historia de la literatura están en cada palabra que escribe. Y siempre, ese juego de espejos, esa historia está distorsionada o con una mentira dentro de la verdad. Borges condensa el infinito en cada cuento. Así, que me vengan a la memoria, en este libro se trata el infinito en, al menos, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius; la Biblioteca de Babel; Pierre Menard, autor del Quijote; la loteria de Babilonia y Funes el memorioso. Seguro que hay más. Desde luego hay más en otros cuentos suyos como el Inmortal, quizás uno de los que más recuerdo junto con Funes el memorioso.

Algunos de mis mejores recuerdos como lector, de mi droga lectora, del querer acabar a la vez que no querer que se acabe el libro, se los debo a este señor. Sé que este mes varios de los miembros del club no van a estar de acuerdo conmigo, pero eso tampoco es novedad.

Después de Borges me leí todos los cuentos de Cortázar y después prácticamente todas las novelas de Sábato. También me leí algunos libros de Bioy-Casares en una época bastante argentinizante y que recomiendo a cualquiera al que entienda que leer no tiene por qué ser insustancial.

Si no habéis leído a Borges, hacedlo. Al menos tiene la cosa de que son cuentos cortos. Os pongo algunos de los párrafos que he marcado en esta relectura.

"Son, por lo tanto, imperdonables las omisiones y adiciones perpetradas por Madame Henri Bachelier en un catálogo falaz que cierto diario cuya tendencia protestante no es un secreto ha tenido la desconsideración de inferir a sus deplorables lectores —si bien éstos son pocos y calvinistas, cuando no masones y circuncisos".
"Nadie puede articular una sílaba que no esté llena de ternuras y de temores; que no sea en alguno de esos lenguajes el nombre poderoso de un dios. Hablar es incurrir en tautologías. Esta epístola inútil y palabrera ya existe en uno de los treinta volúmenes de los cinco anaqueles de uno de los incontables hexágonos —y también su refutación. (Un número n de lenguajes posibles usa el mismo vocabulario; en algunos, el símbolo biblioteca admite la correcta definición ubicuo y perdurable sistema de galerías hexagonales, pero biblioteca es pan o pirámide o cualquier otra cosa, y las siete palabras que la definen tienen otro valor. Tú, que me lees, ¿estás seguro de entender mi lenguaje?)".
"Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, de otros momentos de otros hombres, pero no de un país: no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes".
"¿Cómo no someterse a Tlön, a la minuciosa y vasta evidencia de un planeta ordenado?"

Podéis encotrar otras reseñas en los blogs de Paula, Carmen y MG. No sé si Juanjo publicará en el blog del club, pero podéis pasaros para descubrirlo.

La identidad cultural no existe

"la relación del sujeto con la cultura es, sin duda, de aprendizaje y de adquisición, pero no de auto-justificación: porque la cultura no debe servirle para construir una imagen de su yo en busca de reconocimiento —si eso ocurre, se trataría de un uso pervertido de la cultura (el nazismo procedió de esa perversión)—. La cultura apunta, en la medida en que es un conjunto de recursos, a promover la capacidad existencial como sujeto, que es, ante todo, la de separarse, de la cual viene la conciencia: apunta a afirmar precisamente al sujeto llevándolo tanto a sobrepasar el cerco de su yo como a extraerse de la integración en un mundo; la cultura tiende, en consecuencia, a situarse «fuera» (ex) de ambas condiciones para lograr una libertad —lo que yo llamo propiamente «ex-istir»".
François Jullien. La identidad cultural no existe.

Durante mi último viaje me he leído este libro. Es de un filósofo francés llamado François Jullien y del que no había oído hablar nunca hasta que leí una entrevista en el Mundo sobre este nuevo libro del que os hablo y que parece bastante pertinente en estos momentos en los que parece que es mucho mejor ser turba que individuo.

Es un libro corto, pero bastante denso. Es un libro de filosofía y no sé si el autor ha hecho un esfuerzo por facilitar la expresión de sus pensamientos para que sean accesibles al gran público, pero no lo parece. Es bastante oscuro sobre todo en los primeros capítulos. Además, desafortunadamente, gran parte de la tesis del libro se basa en un concepto que el traductor ha dejado en francés, écart, que tal vez sea difícil de entender para un no-francófono. Ese concepto se puede traducir como brecha, pero él lo utiliza más en el sentido de crisis, no como la conocemos sino como disputa, confrontación.

Lo que Jullien propone es que la cultura no es algo estático sino que se crea a partir de confrontaciones entre lo establecido y lo nuevo y que es en ese poner en tela de juicio el conocimiento preestablecido de donde nace el progreso cultural.

Entonces nos dice que "no hay una identidad cultural francesa o europea sino recursos (franceses, europeos, y también de las otras culturas). Cuando una identidad se define, aparece un inventario de recursos. Tales recursos se exploran y se explotan —lo que yo llamo activar—. Así, la exigencia de universal es sin duda un recurso (incluso si el pensamiento de lo universal no es, como sabemos, universal sino singular), y esto se puede constatar en su capacidad «reguladora»: su capacidad para promover indefinidamente lo común en la Historia y mantenerlo abierto en ella, pues él tiende siempre a cerrarse y aislarse. Lo propio del recurso es pues su capacidad de promoción". Eso indica que dependiendo de tu ámbito cultural te será más fácil o más cercano acceder a unos o a otros, pero que no son exclusivos de una cultura en particular. Seguramente un francés lea más a Pascal que un español y un español mucho más que un chino, pero eso no quiere decir que sus "recursos" no sean accesibles a todo el que esté interesado.

Es un libro muy muy recomendable, aunque no es una novela ni para pasar un buen rato, sino para pensar:
"Tampoco defenderé una identidad cultural, francesa o europea, como si esta pudiera ser definida por diferencia y ser fijada en su esencia. O como si la cultura pudiera tratarse en términos de pertenencia. Como si poseyera «mi cultura». Sin embargo, defiendo fecundidades culturales francesas, europeas, tal como se han desplegado en Francia, en Europa, mediante brechas inventivas. Las defiendo porque estoy en deuda con ellas, por mi educación y porque en consecuencia soy responsable de su desarrollo y transmisión. Pero no por eso las poseo
[...]
Defiendo con mayor razón esos recursos sabiendo que están hoy amenazados, y porque es necesario resistir en dos frentes que ya mencioné: por un lado, donde lo uniforme sirve de apariencia y de simulacro de lo universal; por otro, donde lo común que ya no es promovido por lo universal se convierte en su contrario (el «comunitarismo»). Hay que resistir, en efecto, contra el empobrecimiento de las culturas, contra el aplanamiento generado por la uniformización mundial y comercial".
Si os convence, pues leedlo, es un recurso más para armar vuestra identidad, pero si no y preferís ver first dates, pues ahí también tenéis un recurso. No hace falta que os diga cuál os va a hacer ciudadanos más libres y selectivos.


La Sed

Harry Hole es mi debilidad. Ha salido otro libro de la serie cuando ya pensaba que no iba a haber más y a leerlo que me he lanzado. Creo que es el 12 de la serie y me los he leído todos menos el número 2.

Creo que ya os conté que en España empezaron a publicarlos desde el número 3 en adelante y ya más tarde publicaron los dos primeros.

Como hay una parte en la que Hole va haciéndose viejo, achacoso y a la vez va madurando no sé si me leeré alguna vez ese segundo libro. Es posible que sí.

Este libro no es una continuación en sí, pero sí que aparecen personajes que aparecieron en libros anteriores, especialmente del anterior, Policía.

En este caso, y es desvelar muy poco, se va tras los pasos de un extraño asesino que se bebe la sangre de sus víctimas. Harry está retirado del servicio activo y trabaja como profesor en la academia de policía y la comisaria responsable del grupo de delitos violentos es Katrine Bratt. A partir de ahí se va liando la madeja y, como siempre, el señor Nesbø va engañándonos de manera continua y nosotros cayendo en el engaño. Otra vez lo consigue y te va haciendo creer que sabes quién es el asesino para darte cuenta de que te equivocas.

También repito que esto es lo que me pasa a mí, a lo mejor hay quién lo lee y a la primera caza al asesino. Entonces este tipo de novelas pierden toda su gracia y se vuelven aburridas.

No sé si el autor seguirá escribiendo libros de esta serie, espero que sí. Ha escrito también uno que se llama el Hijo y que quiero leerme antes de que salga como película en los próximos meses.

En fin, si no me habéis hecho caso hasta ahora después de reseñar 9 libros suyos no me lo vais a hacer ahora, pero si alguno ha seguido mi consejo y le han gustado los anteriores que no dude en leerse este: Harry Hole sigue vivito y coleando.

Séptimo año de la era Kindle


Llega noviembre y con ello mi resumen anual de lecturas. Ya es la séptima vez que lo hago en el blog. Este año no va a haber sorpresas y ya sabía que este año he leído mucho menos. Al final he conseguido mi objetivo de leer menos. Menos de 30 libros al año que es dónde yo pongo el límite (totalmente arbitrario, claro) de la higiene mental. Más de 30 libros es una barbaridad y se corre el peligro de que se te derritan los sesos como a Don Quijote.

Sé que hay gente que lee mucho más y que está encantadísima con ello. Me parece bien. Mejor leer que darse a las drogas o ver sálvame, eso está claro, pero leer es un acto que te aisla del mundo, te mete en una burbuja y hace que te pierdas cosas. Otras las ganas, claro, pero visto que uno nunca leerá todo lo que de bueno ofrece el mundo hay que conformarse con ser mortal y dedicar a la lectura un tiempo adecuado.

También es cierto, y esta es la mala parte, que leo menos porque trabajo más y me canso más. Hay parte del tiempo que dedicaba a leer que ahora dedico a otras cosas como, por ejemplo, ver más series o cocinar, pero también dedico más tiempo al trabajo debido al incremento de mis responsabilidades. Tengo que trabajar en mejorar eso y delegar más, pero de momento ahí estoy dando quizás más de lo que debiera por el trabajo.

En cuanto a números, este año he leído

Esta es la lista de este año:
 En total salen 26 libros. De promedio uno cada dos semanas. Creo que está bastante bien. A ver si lo mantenemos el próximo año y no la fastidiamos leyendo más.

En cuanto a qué ha sido lo mejor y lo peor... claramente lo peor ha sido The member of the wedding que es algo terrible. Tampoco me ha gustado Nudos y Cruces. Hay otros que están ahí en el filo entre el bien y el mal, pero en general se salvan.

En cuanto a lo mejor, tenemos, como siempre, a Dickens. Las aventuras de Martin Chuzzlewit es buenísimo, también lo es Shakespeare, claro. La tormenta de Isaac de Larson tampoco falla. Radical Candor me pareció bastante inspirador y ya os he dicho que quiero ponerlo en práctica en el trabajo.

He leído bastante más ficción que otros años y eso, claro, es un error. Más ensayo y menos ficción será mi lema para este próximo año.


Y termino, como siempre, pidiendo recomendaciones para este año.

Felices lecturas, pero con moderación.

Talk like TED

He seguido la racha de autoformación y después del Radical Candor me he leído este libro para ver si mejoraba en cuanto a hacer presentaciones.

Las presentaciones son parte fundamental de mi trabajo, ya sea para conseguir trabajo, para explicar lo que hacemos o para presentar algún resultado en un congreso. Y, para un introvertido como yo, es todo un desafío.

Es una parte que asumo y que intento mejorar.

Supongo que a todos nos gustaría que nuestras presentaciones fueran inspiradoras y memorables como las que vemos en TED.

Está claro que para hacer presentaciones hay que valer y que hay que entrenar mucho. La gente que habla en TED preparan su presentación a veces durante años.

Yo no tengo tanto tiempo, claro. Y creo que este libro va un poco más hacia alta dirección que hacia las presentaciones del día a día, pero de todo se puede aprender.

El libro dedica un capítulo a cada uno de los nueve secretos que este señor dice que hay en el mundo de las presentaciones y nos va mostrando lo que quiere decir poniendo como ejemplo algunas de las charlas TED más vistas.

Estos capítulos nos dicen, en general, cosas bastante obvias como desata tu maestría interior, domina el arte de contar historias, cuéntame algo nuevo, quítale seriedad (añade humor),  usa recursos multimedia...

En fin, que no descubre nada nuevo. No puedo decir que me haya cambiado la vida, pero supongo que sí que me servirá para intentar hacer mejores presentaciones en el futuro. Al menos eso espero.

También me ha servido para ir viendo varias charlas TED que pone como ejemplo y que, sin duda, es lo mejor del libro. Yo me lo he leído en Kindle, pero creo que tendría que haberlo hecho en la tablet porque el libro está bastante bien editado y con hipervínculos a todas las presentaciones de las que habla.

El señor me da un poco de repelús porque es bastante de "en el libro que escribí sobre Steve Jobs...), "cuando conocí a Richard Branson...", "en mi anterior libro...". O sea, que se tira bastante el pisto.

Supongo que habrá libros mejores sobre presentaciones y hablar en público, pero este es bueno y describe técnicas y cómo solventar situaciones que a todos, creo, se nos dan casi a diario.

Fariña

Me he leído este libro que me recomendó un amigo del circo y que salió de oferta en el kindle flash. El libro es una crónica del contrabando en Galicia desde la posguerra hasta la actualidad.

Narra historias, describe a los contrabandistas y narcos, las mayores operaciones policiales y judiciales, las madres que lucharon por erradicar la droga y la impundad...

Es un buen libro que se lee de manera muy sencilla y que te permite adentrarte en ese mundo y ver hasta qué punto el narcotráfico estaba y está metido en todos los aspectos de la vida gallega.

Impacta oir hablar de miles y miles de kilos de drogas que se descargan y distribuye a través de Galicia.

También ver la cantidad de vidas que ha destrozado y la lucha de las madres para encarcelar a los responsables de haber destrozado la vida a tanta gente.

Como no todo puede ser bueno hay varias cosas que me han chirriado y que, a pesar de reconocer que el libro está bien, no puedo dejar de resaltar:
  1. No me gusta que utilice todos los nombres de los lugares en gallego. Para mí siempre ha sido Arosa, La Toja o La Coruña. Es más, son sus nombres en español. Igual de exaltado me pongo cuando oigo hablar de Beijing o de Myanmar. Me parece estupendo que el nombre oficial sea A Toxa, pero también lo es Stockholm y decimos Estocolmo.
  2. Tampoco me ha gustado el aire de admiración que demuestra a los narcotraficantes como hombres intrépidos y justos. Puede que pusieran su vida en juego, pero de ahí a aventureros tipo Indiana Jones atravesando la ría a toda velocidad... pues no.
  3. Y, por último, tampoco me parece de recibo la adoración al juez Garzón que, recordémoslo, echó a perder gran parte de la investigación policial por hacerse fotos bajando en helicóptero en el pazo de Laureano Oubiña y que consiguió que prácticamente todos los acusados en la operación Nécora salieran absueltos. No es de recibo decir que actuó bien.
 Como ya he dicho es un libro que se lee muy bien y que da una visión de conjunto sobre el narcotráfico gallego y sus socios. Os lo recomiendo si os interesa el tema y si sois menos puntillosos que yo respecto a lo que no me ha gustado.

Radical Candor

Estoy llegando al final del año lector y este año va a ser el que menos libros he leído desde que empecé a escribir en el blog. Este será el séptimo año que publicaré el resumen anual. Será dentro de tres semanas aproximadamente.

Mientras tanto sigo leyendo. Vi este libro en una sección de libros en inglés con descuento y me lo compré. No sé si muchos lo sabéis, pero desde hace unos años soy jefe de un equipo. Es algo que, en mi caso, conlleva una gran responsabilidad. No es que sea como Moisés guiando al pueblo elegido o que si lo hago mal todos vamos a desaparecer. Pero es una responsabilidad. Una gran responsabilidad. No responsabilidad de superhéroe... pero intento hacerlo lo mejor posible.

Y dentro de eso intento aprender a ser un buen jefe. Es algo que creo que me debo a mí mismo y a mi equipo. Para mí ser un buen jefe no es algo fácil de definir en positivo. Es más fácil decir quién no es un buen jefe: el que no escucha, el que se aprovecha de los resultados de sus subordinados para triunfar a su costa, el que está diciendo lo que hay que hacer sin saber, el que confunde lo que él querría con lo que realmente quiere cada miembro de su equipo, el que hace trabajar horas extra a los demás por su incapacidad de planificar bien o el que dice que todos son unos mierdas menos él. En fin, son muchas cosas las que hacen a un mal jefe.

Creo que un buen jefe es el que sabe escuchar, el que te da confianza, el que te hace crecer dándote responsabilidades que quieres o te hace crecer no dándote lo que no quieres. El que sabe que te equivocas, pero aún así no dice "te lo dije", el que confía en ti y en el que puedes confiar. Hay quien dice que ese tipo de jefes no existen, pero yo los he tenido y yo quiero ser así.

En ese camino, digamos que a la perfección más que a la perdición, aunque a veces van unidas, me he leído este libro de Kim Scott que ha trabajado en bastantes empresas tecnológicas como Google, Apple, Twitter... y que entiende que para ser un buen jefe tienes que hacer dos cosas: que te importe la gente que trabaja contigo, que te interese su vida, sus aspiraciones, es lo que ella llama "care personally" y por otro lado que seas capaz de confrontar a esas personas de manera directa, lo que ella llama "challenge directly". Esto último entiendo que quiere decir que tienes que ser capaz de decirles a los miembros de tu equipo lo que hacen bien y lo que hacen mal. Todo esto desde el cariño, porque te importan, porque quieres que sean felices y que, si es posible, que hagan realidad sus sueños.

Todo esto lo cuenta ella mucho mejor en este vídeo que os pongo y que solo dura unos minutos:


Tal y como dice, nadie creo que piense soy un cabrón con pintas y seguro que por eso voy a ser un gran jefe. Y de igual modo también es cierto que se nos dice que si no tienes nada bueno que decir, no digas nada. Sin embargo es cierto que el trabajo de jefe es decirlo.

El libro me ha parecido muy interesante y hace que sea fácil identificar en qué cuadrante estás cuando haces qué. También nos dice que todos estamos alguna de esas casillas alguna vez. Yo, si tengo que situarme en alguna, sería en la de empatía ruinosa. Y eso no es bueno, claro. Así que voy a ponerme como deberes decir lo que creo cuando creo que algo se podría hacer mejor

El libro se divide en dos partes. La primera es en la que explica su método y la segunda en la que da guías y consejos de actuación. Me parece que es un buen libro y que vale para todo el mundo, tanto jefes como empleados. Además también nos vale en la vida personal.

Por supuesto que muchas de las cosas que cuenta son de cajón, pero no todos nos damos cuenta de eso. El espejo en el que nos miramos está deformado por nuestra propia percepción y es bueno saberlo.


Bull Mountain

Pues me he leído este libro sin saber muy bien por qué. Lo compré de oferta flash en Amazon y creo que me intrigó la descripción que decía que "esta poderosa novela, que ha renovado el género del country noir". Eso del género country noir me atrajo como una bombilla a una polilla.

Tengo que decir que yo creía que iba a ser una novela más de crímenes y misterio con policías que investigan y cosas así. Al final es más una historia de una familia que se va contando en capítulos que van sucediendo en distintos instantes de tiempo desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad.

La familia sobre la que trata la historia es una familia de hillbillies que viven en una montaña que consideran que es de su propiedad y que cualquier crimen está justificado si es para proteger a la familia y a la montaña.

En la montaña tienen cabida todo tipo de actividades ilegales desde la destilación de alcohol hasta el tráfico de drogas

Por supuesto que no todos piensan exactamente igual, que hay intrahistorias, ovejas negras, amigos, hermanos, policías, FBI...

 Me ha gustado. No es que sea una obra maestra, pero te mantiene en suspense y vas descubriendo la historia que se va desarrollando. Tiene algunos giros más o menos inesperados y una serie de pistas que te llevan a un final en el que todo encaja, aunque no es un final feliz.

No me ha parecido tan buena como para ponerme a buscar más libros del autor, pero sí lo suficiente como para intentar que me suene su apellido de cara al futuro.

Ya sabéis, si lo vuestro es el country noir, esta es vuestra novela.

Termino con un párrafo de los agradecimientos del final del libro que me ha parecido digno de destacar: "Y para terminar: gracias, papá. Por esconderme el mando a distancia. Por los tebeos. Por no rendirte en nada. Por el viaje de vuelta a casa desde Nueva York. Y por Waylon. Pero sobre todo por ser el mejor puñetero padre que un hijo pueda pedir. Te echo de menos cada día, viejo. Te veo cuando llegue allí".

The member of the wedding

‘Because things accumulate around your name,’ said Berenice. ‘You have a name and one thing after another happens to you, and you behave in various ways and do things, so that soon the name begins to have a meaning. Things have accumulated around the name. If it is bad and you have a bad reputation, then you just can’t jump out of your name and escape like that. And if it is good and you have a good reputation, then you should be content and satisfied’.
Carson McCullers. The member of the wedding.

Pues es primero de mes y nos toca hablar de este libro. Yo pensaba haber limitado mi reseña a tres palabras: 'es una mierda', pero ya que le he dedicado el tiempo a leérmelo creo que también debería dedicarle un tiempo a contar cómo he llegado a esa conclusión.

Por contar un poco del libro os diré que trata sobre una niña de doce años y lo que pasa desde que se entera de que su hermano se va a casar hasta que se casa. En sí creo que la historia, con ser poco atractiva, es lo de menos.

El libro está mal escrito y no puedo achacárselo a la traducción porque me lo he leído en inglés. Las descripciones son de vergüenza ajena, no voy a entrar en los adjetivos porque me conozco. Sólo diré que los arroja como simiente en la siembra y caen en grupitos (como los muertitos de MG) dando un aspecto de poco cuidado.

Puedo seguir con los personajes y, en especial, Frankie que es una niña de 12 años que no se puede creer nadie tanto por los pensamientos que tiene como por su actitud ante la vida y los diálogos que mantiene con los otros personajes. Una niña de 12 años que parece tener cuarenta, pero que luego no sabe que si te quedas a solas con un soldado te pueden pasar cosas desagradables. En fin, tampoco voy a explayarme mucho.

Es el único libro que he leído de esta señora y seguramente también será el último. He mirado un poco su biografía en Wikipedia y parece que tuvo una vida algo difícil y a mí me da que a resulta de eso se la considera una gran escritora. No sé si me explico. Esta señora vivió una vida de sufrimientos físicos, rayando en la locura, fue lesbiana y terminó su vida prácticamente inválida. El sufrimiento y adversidad, incluso la locura pueden ser fuente de inspiración para la creación artística, pero el mero hecho de sufrir no quiere decir que sea suficiente para escribir bien.

Después de leerlo se me queda una cara un poco parecida a cuando veo una mierda de cuadro de arte contemporáneo. Ya pueden venir detrás un ejército de gente a explicarme lo que no entiendo que me da un poco igual. Si un libro me lo tienen que explicar es que no está bien escrito. Esto lo digo porque al comprarme el libro en Amazon por error me compré uno que era la interpretación del libro para alumnos de Harvard, creo. Esa interpretación es más larga que el libro, o al menos cerca le anda y en mi muy humilde y sincera opinión la interpreteción es bastante sencilla: es un libro malo.

Tendréis otras reseñas, espero que más esperanzadoras, en los blos de MG, Paula y Carmen. Si Juanjo puede, publicará en el blog del club.

Isaac's storm

Me he terminado de leer este libro de mi siempre apreciado Erik Larson. Es el cuarto libro suyo que me leo y seguiré leyéndomelos todos porque, la verdad, es que el señor lo clava.

Todos sus libros se basan en una investigación exhaustiva buceando en algún suceso o periodo en particular. Así lo hizo en En el jardín de las bestias, en Lusitania o en el Diablo en la ciudad blanca y así lo hace también en este libro suyo que es anterior a todos esos.

El libro nos describe un huracán que arrasó la ciudad de Galveston hoy hace 117 años. El autor nos van llevando a través de varios personajes a esa época y nos relata todo lo que se puede saber de lo que pasó durante esos días terribles.

Se calcula que ese huracán se llevó más de 8000 vidas en su paso por América, la mayoría de ellos en Galveston y alrededores.

También nos habla de la predicción meteorológica que estaba en sus inicios y, específicamente, a través de Isaac Cline, miembro del Weather Service Bureau que llevaba la estación meteorológica de Galveston.

El señor Larson también nos lleva a conocer a otra serie de personas que sufrieron esa desgracia. Algunos sobreviven y otros no. En ese aspecto es similar a Lusitania. Va recreando cómo era la vida en la ciudad, los tranvías, el club alemán, los coches de caballos, el mercado del algodón, las casas de madera... de manera que te hace vivirlo, pero con una diferencia que para mí es importante: todo lo que cuenta es cierto, pasó. No es inventado ni semificción. No es Gay Talese, no nos da gato por liebr. No es uno de esos mentirosos de los que ya he hablado en este blog.

No necesita torcer la historia para hacerla interesante. Investiga hasta que encuentra historias que merecen la pena ser contadas. En el camino se quedarán cientos de ellas que no pasan el corte o que son incompletas. En este libro, por ejemplo, nos cuenta como King Vidor de chaval estuvo en Galveston y sufrió el huracán que después contó en una novela que tituló Southern Storm.

El señor Larson demuestra que se puede contar una historia real sin mentir lo que a mí me congratula bastante. Seguiré leyendo sus libros, aunque más le vale irse poniendo a escribir más porque dentro de poco me quedo sin material...

Si os interesa algún capítulo de la historia de los que él ha escrito y que esté bien contada, coged un libro de Larson y no os arrepentiréis.

¿Qué estás mirando?

Me he leído durante el verano este libro sobre la historia del arte moderno. Desde los inicios del impresionismo hasta nuestros días.

Me lo he leído en digital y en la tablet. Y esto es así porque me ha venido muy bien tener la tablet y a la vez que se habla de las obras en el libro poder buscarlas en Google.

No voy a ponerme místico y hablaros de arte moderno. Mi opinión creo que es sabida por todos: el arte actual es una mierda. O más bien, no me puede gustar un arte en el que una mierda puede ser arte.

El señor que escribe esto fue director de la Tate Modern en Londres que es uno de los templos del mal gusto de lo que llamamos arte moderno, así que él defiende su libro y su manera de ganarse el pan.

Tengo que decir que puede que yo sea un reaccionario y que sea como las personas que en siglos pasados rechazaron a otros movimientos artísticos que ahora nos encantan como el impresionismo, por ejemplo. Pero ese argumento no acabo de comprarlo. Creo que el problema es que el arte moderno es malo objetivamente y que se justifica a posteriori. Se habla de qué habrá querido expresar el artista, que qué nos quiere transmitir, que si eso que vemos en esa mancha es una foca o una alegoría de la madre violada del artista... en fin, cosas por las que no paso. Igual que tampoco paso por que el arte es eso que nos hace mirar hacia dentro de nosotros y encontrar la verdad en nuestro interior.

El arte son sentimientos, eso es una gran verdad. El arte provoca sensaciones, también es verdad. Pero yo creo que hay un punto que, para mí define el arte de manera más concisa: el arte es algo que te provoca sensaciones que te alegras de haber tenido, que te hace elevarte y mirar cara a cara a la trascendencia.

Ahí no entro en si uno mira a la trascendencia viendo una ópera o leyendo un cómic, viendo un cuadro de Goya o de Vermeer, a la sombra del Partenón o entre los versos de un libro. Hay una parte personal.

Sí estoy bastante de acuerdo con lo que se cuenta en este vídeo que lleva el bonito título de ¿por qué el arte moderno es tan malo?


Y, bueno, podría ponerme a dar ejemplos. En el libro desde luego hay horrores que harían salir corriendo al más pintado. Yo aborrecía a Picasso, pero ahora no me parece tan malo visto lo que vino después.

Una de las cosas que no me han gustado, pero que aprecio, es el esfuerzo de hilar toda la historia del arte como si un movimiento fuera consecuencia de otro y, esto es lo que no me gusta, no pudiera haber sido de otra manera. Por ahí no paso. Presenta una narración de la historia del arte como si no pudiéramos haber acabado en otro sitio y que estamos en la cima de la creación artística de todos los tiempos.

Os voy a poner, como ejemplo, la descripción que da este señor de una obra de Damien Hirch llamada hace mil años. Os pongo primero la obra:


"una obra brillantemente concebida y soberbiamente ejecutada que no solo lograba ser macabra, sino también, y al mismo tiempo, ser una afirmación de la vida. Dicha obra consiste en una gran estructura rectangular de cristal que mide aproximadamente cuatro metros de largo por dos de alto y dos de ancho, rodeada por un marco de acero oscuro. En el centro de la cabina, a modo de panel divisorio, hay una pared de cristal con cuatro agujeros circulares del tamaño de un puño. En uno de los dos compartimentos hay un cubo blanco hecho de placas de tableros de fibra de densidad media, como una especie de dado gigante, cuyos lados están marcados con un punto negro central. En el centro del suelo del otro compartimento se encuentra la cabeza putrefacta de una vaca muerta sobre la que pende un insectocutor, ese aparato eléctrico con luz ultravioleta que se ve en bares y carnicerías y que sirve para abrasar insectos. En dos de los lados de este compartimento de cristal hay unos cuencos que contienen azúcar. Para completar la obra, Hirst ha incorporado moscas y gusanos. El resultado final es una especie de clase de biología en la que se nos muestra el ciclo de la vida: la mosca pone huevos en la cabeza de la vaca y los huevos se convierten en gusanos que se alimentan de la carne putrefacta de la cabeza de la vaca antes de convertirse en moscas; estas se alimentan de azúcar, se reproducen con otras moscas, ponen huevos en la cabeza de la vaca y mueren al entrar en contacto con el insectocutor (que asume el papel de una especie de Dios imparcial); una vez muertas, caen sobre la cabeza de la vaca y se mezclan con la carne en una especie de materia orgánica putrefacta que sirve de alimento a la siguiente generación de gusanos. ¿Espantoso? Sí. ¿Bueno? Muy bueno. ¿Arte? Por supuesto".

Yo con esto no puedo. Si esto es el arte, conmigo que no cuenten.

Hemingway didn't say that

Pues me he leído este libro sin mucha prisa y sin especial interés. En principio parece que es el tipo de libro que me gustaría mucho. Se trata de un libro que busca citas habitualmente atribuídas a alguien y busca si hay evidencias de que eso sea así.

En nuestro mundo los memes y tonterías varias están muy a la orden del día y dentro de estas tonterías sobreabundan las frases lapidarias escritas sobre un fondo con la cara del supuesto padre de la frase, normalmente Einstein, Oscar Wilde, el jefe indio Gerónimo, la madre Teresa o Banksy.

Yo no tenía que leerme a este señor para sospecharme que todas esas atribuciones serían cuanto menos dudosas, pero en el libro aparecen muchas que yo había dado por válidas y que no lo son.

También se explica los mecanismos por los que se produce una asociación incorrecta tales como páginas en las que hay varias citas y se atribuye a otra persona de la página en vez de a la adecuada. Esto es muy propio de lectores de revistas en los que está la página de 10 citas sobre la edad o perlas de sabiduría sobre el mindfulness o así.

El libro en sí es interesante. Lo que me ha parecido algo aburrido es que desde que empieza a escarbar en la historia de la cita en cuestión va poniendo todas las partes dónde se la va encontrando lo que hace que leas la misma frase veinte veces por lo menos por cita. Y eso a mí me aburre un poco, la verdad.

De todas maneras es interesante y a lo mejor tenía que habérmelo tomado más como un libro de consulta que uno de lectura de pe a pa.

Termino diciendo dos cosas que me han sorprendido: lo de dale un pez y comerá un día, enséñale a pescar y comerá toda su vida... ¡NO ES UN PROVERVIO CHINO! Sé que vosotros también estáis en shock. 

Y, por último, que la frase de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad tampoco es orginal de Spider-man.

Me voy a llorar a un rincón.

The adventures of Huckleberry Finn

"I lifted a chicken that warn't roosting comfortable, and took him along. Pap always said, take a chicken when you get a chance, because if you don't want him yourself you can easy find somebody that does, and a good deed ain't ever forgot. I never see pap when he didn't want the chicken himself, but that is what he used to say, anyway".
Mark Twain. The adventures of  Huckleberry Finn.

Me he leído, y me ha llevado su tiempo, este libro de mi adorado Mark Twain. Me lo he leído en inglés y eso le ha añadido complejidad al asunto. Twain reflejó en su libro los distintos acentos del Mississippi: de los negros, de los sureños, del propio Huck, que empieza escribiendo peor y después de ir a clase lo hace mejor... en fin, me alegro de haberlo leído en inglés porque creo que debe ser muy difícil de traducir, pero a la vez supone un esfuerzo de atención que me ha hecho tardar mucho en leerlo.

Os pongo un ejemplo de algún párrafo de los negros, que es lo que más difícil me ha parecido:
"I tuck out en shin down de hill, en 'spec to steal a skift 'long de sho' som'ers 'bove de town, but dey wuz people a-stirring yit, so I hid in de ole tumble-down cooper-shop on de bank to wait for everybody to go 'way. Well, I wuz dah all night. Dey wuz somebody roun' all de time. 'Long 'bout six in de mawnin' skifts begin to go by, en 'bout eight er nine every skift dat went 'long wuz talkin' 'bout how yo' pap come over to de town en say you's killed. Dese las' skifts wuz full o' ladies en genlmen a-goin' over for to see de place. Sometimes dey'd pull up at de sho' en take a res' b'fo' dey started acrost, so by de talk I got to know all 'bout de killin'. I 'uz powerful sorry you's killed, Huck, but I ain't no mo' now".
Es un libro largo, debe andar por las cuatrocientas, quinientas páginas. Y cuenta la historia de la huída de Huck desde la cabaña en la que le tenía retenido su padre hasta dos mil kilómetros más abajo del Mississippi junto a su amigo Jim, un esclavo que se escapa y que termina yéndose con él. Por el camino pasa todo tipo de aventuras y se relaciona con gente de los pueblos junto al río.

En general, entiendo por qué se ve como una gran novela. Hace un estudio social de la gente, normalmente inculta y arrogante, de las márgenes del río. Hay que tener en cuenta que él mismo nació junto al río y vivió su infancia y juventud en él. Además vamos viendo cómo cambia el propio Huck a lo largo de la novela. Cómo es bueno de corazón a la vez que es un sinvergüenza y cómo ese porcentaje va cambiando y no siempre en el mismo sentido, pero sí que termina siendo más bueno que al principio.

Se dice que esta es una novela más adulta y que Tom Sawyer es más infantil. No sé si será así, lo que sí que sé es que cuando aparece Tom Sawyer en el libro, y sobre todo al final, la novela se vuelve mucho más divertida. Toda la parte de la planificación de la fuga de Jim al final es realmente desternillante con todas las referencias de Tom a cómo hay que hacerlo según los libros que había leído y que toman como manual de cómo ha de ser una fuga que merezca la pena.

Es un gran libro, aunque en cierta manera me sigo quedando con el Mark Twain que escribe sobre viajes o el que escribe un yankee en la corte del rey Arturo. El que me hace reir. Este libro es divertido, pero menos.





Casi todo Baxter

Me he leído este libro, bueno, no sé si leer es la palabra más adecuada, en un pispás. Son viñetas de un momento concreto que se complementan con una pequeña frase.

No puedo decir que sea divertido ni tampoco que no lo sea. Hay veces que el dibujo te hace pensar, otras te choca el texto y la imagen. Otras lo entiendes rápidamente y otras es desconcertante o simplemente no lo captas.

En general me ha parecido una pérdida de tiempo y eso que me lo leí en media hora. No quiere decir que sea malo o que me haya disgustado. Supongo que es para otro tipo de lector.

Algunas veces me ha recordado, en el mejor de los casos, a the Far Side. Claro, que a mí the Far Side me encanta. Tiene algo de ese absurdo, aunque muchas veces es tan absurdo o insustancial que yo me pierdo, no le veo sentido. Me maravilla que una persona haya podido ganarse la vida con estas viñetas y que tenga una legión de seguidores.

Como siempre, hay gente pa tó.

Os pongo alguna viñeta por si a vosotros os interesa:










No puedo recomendarlo, salvo que ya os guste de serie.



Trazado

Me he leído este libro que me regalaron por navidad. Me ha gustado mucho y me parece un regalo muy bueno para alguien a quien le guste leer y al que le gusten los mapas.

Y yo soy ese blanco perfecto: me gusta leer y me gustan los mapas. La premisa del libro es intentar hacer un mapa de los libros basándose en los datos que da o en lo que le sugiere al autor.

Todas las obras son más o menos clásicos y los hay de todas épocas, aunque están más bien centrados en libros americanos. O digamos del canon británico. Así tenemos a Hamlet, a Huckleberry Finn, a un poema de Emily Dickinson, a Frederick Douglas, Robinson Crusoe, Cuento de Navidad, el hombre invisible, la vuelta al mundo en 80 días...

Y todos los mapas están acompañados de una página en la que se describe el libro y el proceso de creación del mapa o en qué se ha basado el autor para hacerlo.

Dentro de eso los hay bastante más acertados que otros, creo yo. Por ejemplo, el que dedica a Orgullo y Prejuicio no es un mapa en sí, sino un intento de mostrar las relaciones entre los personajes partiendo de que cada uno es una casa o un edificio y los caminos que llevan de unos a otros. Yo no acabo de verlo, pero entiendo el esfuerzo y el sentido.

Hay otros como la Odisea o la vuelta al mundo en 80 días que son más convencionales y nos muestra el mapa y el camino que se describe en el libro.

Se lee o se ve en muy poco tiempo y yo lo he disfrutado bastante, me ha parecido muy original. También tengo que decir que he disfrutado los mapas de libros que he leído. Hay otros que no me he leído y que simplemente viendo el mapa no se comprende muy bien.

En fin, que os lo recomiendo. Especialmente a los lectores enamorados de los mapas (como si hubiera alguien a quien pudiera no gustarle los mapas).

Sobre la tiranía

"La posverdad es el prefascismo".
Timothy Snyder. Sobre la tiranía.

Ya os he contado alguna vez que soy bastante fan de este señor desde que me leí Tierras de Sangre hace ya un tiempo. Tengo que reconocer, todo hay que decirlo, que tengo pendiente su libro Tierra Negra y que todavía no me han entrado ganas de leerlo, pero todo se andará (o se leerá).

En este caso, el libro que me he leído suyo se llama sobre la tiranía y es un manual sobre cómo actuar frente al abuso del poder político. Da veinte mini resúmenes de pocos párrafos (creo que el libro son ciento y pico páginas y la mitad vacías entre principio de capítulo y final del anterior) que son guías de actuación ilustradas con ejemplos de las páginas más negras de la historia del siglo XX, principalmente el nazismo/fascismo y el comunismo.

Los consejos que da son de todo tipo. Muchos parecen obvios y otros lo son a poco que rasquemos, pero creo que es importante tenerlo presente. Ser conscientes de que el mundo democrático occidental es una rara avis y que no puede soportarlo todo, que hay que cuidar las instituciones y ser crítico y valiente contra el poder.

El libro está muy centrado en Estados Unidos y en la reciente victoria de Trump, pero también nos sirve a todos para aplicar esas lecciones en casa. Al principio del libro, el señor snyder nos dice que "podríamos caer en la tentación de pensar que nuestro legado democrático nos protege automáticamente de tales amenazas. Se trata de un reflejo equivocado. Nuestra tradición nos exige que examinemos la historia para comprender las profundas fuentes de la tiranía y que reflexionemos sobre la respuesta adecuada que hay que darle. No somos más sabios que los europeos que vieron cómo la democracia daba paso al fascismo, al nazismo o al comunismo durante el siglo XX. Nuestra única ventaja es que nosotros podríamos aprender de su experiencia. Ahora es un buen momento para hacerlo".

Las guías que dan tratan sobre temas diversos: no ser cómplice de abusos, piensa por ti mismo,  contribuye con buenas acciones, viaja, etc.

También recomienda pagar por leer los periódicos. La prensa aparece como salvaguarda frente al poder. Una prensa que investigue y que busque las historias que no quieren que conozcamos. A propósito de esto también acabo de verme un documental de Netflix que se llama Nobody Speak sobre las dificultades de la prensa en EE.UU. frente a los millonarios que no quieren que hablen sobre ellos y sus negocios. Muy recomendable también.

Es un libro que se lee en nada y que, aunque sea bastante básico y sintético, creo que es bueno que nos repitan lo que debería ser evidente para todos.

Unos párrafos:

"reproducir un artículo en un blog lo puede hacer cualquiera, mientras que investigar y redactar es un duro trabajo que requiere tiempo y dinero. Antes de burlarte de los «medios de comunicación mayoritarios», ten en cuenta que eso ya no es lo más habitual. Lo mayoritario, y lo más fácil, es la burla, y lo espinoso y difícil es el periodismo de verdad. De modo que intenta escribir un artículo de verdad por tus propios medios, que implique trabajar en el mundo real: viajar, entrevistar, mantener relaciones con las fuentes, investigar en los archivos escritos, verificar cada cosa, redactar y revisar los borradores, todo ello en un plazo ajustado e improrrogable. Si descubres que te gusta hacerlo, monta un blog. Mientras tanto, reconoce el mérito de los que se dedican a hacer todas esas cosas para ganarse la vida. Los periodistas no son perfectos, como tampoco lo son las personas que trabajan en otros ámbitos. Pero el trabajo de las personas que se ciñen a la ética periodística es de una calidad muy distinta a la del trabajo de los que no se atienen a ella".

"Normalmente quienes aseguran que sólo se puede conseguir más seguridad a costa de la libertad están intentado negarnos ambas cosas".

"El presidente es un nacionalista, que no es en absoluto lo mismo que un patriota. Un nacionalista nos anima a ser la peor versión de nosotros mismos, y después nos dice que somos los mejores. Un nacionalista, «aunque está permanentemente rumiando sobre el poder, la victoria, la derrota, la venganza», como dijo Orwell, tiende a «no sentir el mínimo interés por lo que ocurre en el mundo real». El nacionalismo es relativista, dado que la única verdad es el resentimiento que sentimos cuando contemplamos a los demás. Como decía el novelista Danilo Kiš, el nacionalismo «no tiene unos valores universales, ni estéticos ni éticos»".
Animaos y leedlo.


The austere academy y the ersatz elevator

"This chart is called the table of the elements, and scientists like to say that it contains all the substances that make up our world. Like everyone else, scientists are wrong from time to time, and it is easy to see that they are wrong about the table of the elements. Because although this table contains a great many elements, from the element oxygen, which is found in the air, to the element aluminum, which is found in cans of soda, the table of the elements does not contain one of the most powerful elements that make up our world, and that is the element of surprise".
Lemony Snicket. Una serie de catastróficas desdichas.

No sé si habéis visto una serie de Netflix que se llama una serie de catastróficas desdichas. Ya antes hubo una película en la que Jim Carrey hacía de Conde Olaf. En la serie es Neil Patrick Harris quien hace de Conde. Y la verdad es que tanto la serie como la película están bastante bien. Al menos a mí me han gustado bastante.

De hecho yo creía que los libros en los que se basaban eran bastante más antiguos, pero no, son bastante modernos, la serie terminó hace pocos años, en 2006. Como cosa curiosa os comentaré que los títulos en inglés siempre tienen un adjetivo y un nombre que empiezan por la misma letra.

Los libros son libros infantiles o juveniles y el narrador, Lemony Snicket, se dirije a un público infantil haciendo mofa del mundo de los mayores. En cualquier caso no es un libro infantil al uso y cuenta la historia de los huérfanos Baudelaire que pierden a sus padres en un incendio. Tampoco desvelo nada porque eso se sabe nada más empezar a leer el primer libro.

El malvado es el Conde Olaf que trata de quitárselos de en medio para hacerse con la fortuna de los Baudelaire. Las tretas que usa son instantáneamente descubiertas por los hermanos, pero no por los adultos que, a pesar de tener bajo las narices las pruebas, no las examinan porque los niños no saben lo que están haciendo o porque siempre se quejan sin razón.

Así que los hermanos Baudelaire tienen que ingeniárselas ellos solos para seguir con vida y desbaratar los planes de Olaf y sus secuaces.

Me he leído los libros quinto y sexto de la serie y espero leerme el séptimo y octavo antes de que se estrene la siguiente temporada en Netflix. Los libros me han entretenido y divertido. Me parece que están llenos de inteligencia y de humor negro, además de de esperanza y de confianza en que al final el bien triunfará, aunque desde la primera página se nos dice que no debemos tener ninguna esperanza en ese final feliz que todos ansiamos.

Os animo a leerlo, aunque tengo que avisar que yo me lo he leído en inglés y que en español, un poco como con los libros de Thursday Next, no están traducidos más que la mitad de los libros de la colección.

Otelo y el rey Lear

 "–Pero si está loco, señor. 
–La plaga de este tiempo es que a los ciegos guíen los locos".
William Shakespeare. El rey Lear.

Nueva entrada para hablar de los libros del club de lectura. En esta ocasión es el libro que elegí yo. Lo elegí porque este año acordamos que fueran cortos, de autores ya bien muertitos y que creyéramos que nos podían gustar a todos.

Y creo que he acertado. Shakespeare es siempre un acierto y más si es una tragedia. El gran mérito de Shakespere, según creo, es la creación de arquetipos y de recrear las emociones humanas. Sus tragedias son terribles y a la vez tremendamente verosímiles. Pensamos y sentimos como los personajes.

Los temas de sus obras son los de la vida misma: amor, poder, venganza, traición, celos... la vida misma, claro, aunque en nuestra vida diaria no acabemos la trama con muertos por todos los lados y una cuarta de sangre en el escenario.

El principal problema que tiene leer a Shakespeare es que la traducción hace que pierda mucho y que el teatro, aunque se pueda leer, está escrito para ser representado. En cuanto a la traducción intenté comprar un libro con traducciones firmadas y más o menos actuales en lugar de coger algún libro de difusión gratuita que pudiera darme algún mal susto.

Elegí este libro de Penguin y tiene unas traducciones bastante buenas, al menos las dos que he leído. Otelo está traducido por María Enriqueta González Padilla y el rey Lear por Vicente Molina-Foix.

Entrando en materia, y para los que no sepan de qué van, diré que Otelo trata sobre la ambición desmedida de un personaje (Yago) que manipula a todas las personas para trepar, principalmente a Otelo al que desquicia de celos respecto a su amada Desdémona. Pero no sólo se aprovecha de Otelo, se aprovecha de sus amigos, de sus enemigos e incluso de su esposa. Todo termina mal, claro.

El rey Lear nos cuenta la historia de un anciano rey que se deja llevar por los halagos mentirosos antes que por el amor y la verdad. Tiene tres hijas a las que va a dejar el reino y a la única que dice la  verdad y que realmente lo ama, Cordelia, es a la que deshereda. Nuevamente se ven las pasiones humanas como el egoísmo, la envidia, el arrepentimiento, la ira y la venganza. Y nuevamente todo termina mal.

Algunos fragmentos que he subrayado:
"Está en nosotros mismos el ser así o asá. Nuestros cuerpos son como huertos cuyos hortelanos son nuestros albedríos. Así es que si queremos plantar ortigas o sembrar lechugas, plantar hisopo y escardar tomillo, proveerlos con un género de yerbas o dividirlos en muchos, dejarlos estériles sin cultivo o abonarlos con industria, el poder y la capacidad correctiva están en nuestras manos. Si la balanza de nuestras vidas no tuviera un platillo de razón para equilibrar otro de sensualidad, la sangre y la bajeza de nuestros instintos nos conducirán a las más absurdas conclusiones. Pero tenemos la razón para templar nuestras airadas pasiones, el aguijón carnal, nuestros apetitos desenfrenados, entre los cuales considero que este que ustedes llaman amor no es sino una estaca o vástago". Yago en Otelo.
"¡Que confiese y sea ahorcado luego...! No: ahorcarlo primero y que luego confiese... ¡Tiemblo solo al pensarlo! La naturaleza no se revestiría de la mera sombra de una pasión sin algún fundamento. ¡No son vanas palabras las que así me estremecen!". Otelo en Otelo.
"Y quien me hacía reír, en la horca.
¿Nada de vida, nada, nada?
¿Por qué un perro, un caballo, una rata, tienen vida,
y tú ni un suspiro? Ya no volverás.
Nunca, nunca, nunca, nunca, nunca.
(A KENT.) Te lo ruego, desabróchame este botón. Gracias, señor.
¿Lo estás viendo? Mírala. Mira, sus labios.
Mira eso, mira eso". Lear en el rey Lear
Yo no puedo hacer más que recomendaros que leáis a Shakespeare (o a Calderón o a Lope de Vega o a cualquier autor de teatro clásico), que lo disfrutéis, que os emocionéis y que aprendáis.

No sé qué les habrá parecido al resto de los miembros del club, pero podéis leer sus reseñas en los blogs de MG, Carmen, Paula y la de Juanjo estará en el blog del club.

Después del verano volveremos con Frankie y la boda de Carson McCullers. Que tengáis un gran verano lector.

Vida y aventuras de Martin Chuzzlewit

"Pero ¿qué eran el oro y la plata, las piedras preciosas y los mecanismos de relojería comparados con las librerías de las que salía el agradable aroma del papel recién prensado, que despertó el recuerdo de una gramática que había tenido en la escuela, hacía mucho tiempo, con las palabras «Señor Pinch, Academia Grove House» escritas con impecable caligrafía en las guardas? Y ese olorcillo a cuero de Rusia, y todas esas hileras e hileras de volúmenes, pulcramente ordenados, ¡cuánta felicidad evocaban! ¡En el escaparate estaban las obras nuevas llegadas de Londres, con la portada y a veces incluso la primera página del primer capítulo abiertas, para tentar a los incautos a empezar a leer el libro y luego, ante la imposibilidad de pasar la página, entrar ciegamente a comprarlo!".
Charles Dickens. Vida y aventuras de Martin Chuzzlewit.

Me acabo de terminar este libro de Dickens. Hablar de Dickens es hablar de cosas mayores. No sólo por la extensión (en este caso mil páginas), sino por el placer de su lectura y la emoción y alegría que se sienten al leer sus novelas.

Este libro yo lo entiendo como un regalo subrogado de Anniehall que se fue un día con los niños a la feria del libro y no encontró nada que regalarme y le dije que no se preocupara que ya me hacía cargo del regalo que quería hacerme y, sin pasar más que unos minutos, me hice con este libro en formato digital. Mil páginas son muchas para irlas llevando a todas partes.

Quizás no sea de las obras más conocidas de Dickens, pero es un gran libro, sin duda. Por ponerlo en situación diré que empezó a publicarlo por entregas en 1843 y terminó en 1844, que entre medias (en las navidades de 1843) publicó Canción de Navidad y que seis años después empezó a publicar David Copperfield del que ya he rendido tributo en este blog, blog ya casi moribundo.

Tengo que hacer una aclaración antes de empezar a hablar del libro: el libro no trata sobre Martin Chuzzlewit. Bueno, sí trata de él (o de ellos, porque hay dos Martin Chuzzlewit), pero también de muchos otros personajes que, siendo secundarios, son mucho más principales como Tom Pinch, Mark Tapley, el señor Pecksniff o la señora Gamp entre otros muchos.

Es una novela coral y fantástica en la que nos vamos metiendo a través de todos estos personajes y muchos más y que nos hace reír (está llena de humor y de ironía), llorar, alegrarnos y entristecernos por los destinos de varios de sus personajes y leer y leer páginas hasta conseguir saber cómo acaba todo y cómo se reparte justicia (si es que la hay).

Os cuento un poco de la historia que nos presenta a un próspero arquitecto de provincias que se gana la vida enseñando sus conocimientos a aprendices que pagan por estas enseñanzas. Desde el principio está claro que el arquitecto no es tan bueno ni los aprendices no están satisfechos con esas enseñanzas. Este arquitecto es el señor Pecksniff y uno de sus aprendices, que le adora, es Tom Pecksniff. Uno de los siguientes aprendices que entran es Martin Chuzzlewit, nieto de otro Martin Chuzzlewit famoso por su riqueza y primo o algo así del señor Pecksniff. A partir de ahí vamos conociendo a gente y se va desarrollando la historia.

Hay una parte en la que un par de protagonistas emigran a Estados Unidos y nos describen ese país de oportunidades y nos muestra todo su lado más amargo de engaño, suciedad, autocomplacencia y deshonor. Es un lado bastante amargo, aunque, como dice en el prólogo, "no es una caricarura como, en su mayor parte, una exposición del lado más ridículo del carácter norteamericano". Como ejemplo os puedo poner un par de párrafos:

"que en todo lo que dicen de los elevados principios en los que se basó Estados Unidos para surgir como nación, son tan absurdos como cualquier Orson de sus cámaras legislativas. Que son tan inconscientes como los cerdos que pululan por sus calles que al someter a su país al desdén de las personas honradas ponen en peligro los derechos de las naciones aún no nacidas y el progreso mismo de la raza humana. Que creen que gritar a otras naciones, viejas en su iniquidad: «¡No somos peores que vosotros!» (¡que no son peores!) es una gran defensa y bastión suficiente para esa república, consagrada ayer mismo a una noble causa, pero hoy tan coja, deforme y cubierta de pústulas y heridas, tan fea a la vista y casi tan incomprensible que sus mejores amigos se apartan asqueados de ella".

"–Pues estaba pensando, señor –replicó Mark–, en cómo lo haría si fuese pintor y me pidieran que pintase el águila norteamericana. –Supongo que lo más parecido posible a un águila. –No –dijo Mark–. Eso no me convencería, señor. La pintaría como un murciélago, por su cortedad de miras; como una gallina, por su jactancia; como una urraca, por su honradez; como un pavo, por su vanidad; como un avestruz, por su costumbre de enterrar la cabeza en el barro y pensar que nadie la ve… –Y como el ave Fénix, ¡por su capacidad de resurgir de las cenizas de sus vicios y sus defectos y alzarse de nuevo en el cielo! –dijo Martin–. En fin, Mark. Esperémoslo".
No puedo más que deciros que es un libro fantástico y que haríais muy bien en leerlo este verano en la playa o en dónde hayáis decidido pasar vuestras vacaciones. Está lleno de emoción, humor, maldad y buenos sentimientos, más que malos, claro. ¡ES DICKENS!

Echo en falta que la editorial (Alba) no haya incorporado las ilustraciones originales como sí hizo en David Copperfield. A pesar de ello, la traducción y la edición (hablo de la digital) son fantásticas con sólo algún error que no empaña un gran trabajo.


Las sombras de Quirke

"–¡Bobadas! ¿Tú crees que puedes elegir cómo vivir? -Mal también lo cree, o por lo menos lo creía hasta que los recientes acontecimientos le han mostrado lo equivocado que estaba. Vamos a la deriva, Quirke. ¿Sabes esa espuma amarillenta que hay al final de las olas cuando mueren en la playa, esa cosa que parece un escupitajo de tabaco mezclado con gaseosa? Eso somos nosotros. La ola viene, las ola se va –hizo una demostración moviendo lánguidamente la mano hacia delante y hacia atrás– y nosotros vamos con ella. Te apuesto lo que quieras a que esa espuma amarillenta también piensa que se mueve por su cuenta. Igual que pensamos nosotros". 
Benjamin Black. Las sombras de Quirke.

Me regalaron este libro de una manera un tanto inesperada y, por lo tanto, lo agradezco de manera doble. Fue un detalle estupendo por la entrada que escribí sobre leer te da vidas extra.

A mí me gusta la novela negra. Y de este señor, del que claro que había oído hablar, no había leído nada hasta la fecha. Es el séptimo libro de la colección del doctor Quirke.

Por contar un poco, el doctor Quirke es un forense de Dublín. Es hijo adoptado de un poderoso personaje y, por lo que se intuye de lo que cuenta en este libro y que entiendo que estará explicado en libros anteriores, que hizo cosas bastante abominables en el pasado. No dicen en qué año está situado, pero yo supongo que sobre 1950 o así. En cualquier caso en un pasado un tanto lejano.

Quirke ya es mayor, de hecho está pensando en jubilarse. Y mientras está de baja por unos problemas mentales le aparece un caso en el que se va involucrando. El caso es el de un misterioso accidente mortal de un joven que se va complicando poco a poco.

Es novela negra amable. Quiero decir que hay misterios, pero no hay escabrosidades. No hay descripción de asesinatos brutales ni escenas que te salpiquen de sangre mientras lo estás leyendo y te hagan tener que dejar de leer por un momento.

Tengo que decir que me ha gustado bastante. Son trescientas páginas y se lee rápido. Está bien escrito y te enganchas enseguida, al menos yo. Tampoco es necesario haberse leído los anteriores para seguir perfectamente la historia, aunque supongo, no puedo asegurarlo, que al contar cosas de su pasado que estarán contadas en otros libros, a lo mejor hay un poco de spoilers. Lógico, claro.

Seguramente me anime y me lea libros anteriores.

La Cena

"¿Cuántas veces había oído pronunciar mi nombre en apenas un minuto? Cinco. Mi experiencia me dice que cuando la gente repite tantas veces tu nombre es que quiere algo de ti, y suele ser algo que tú mismo no quieres".
Herman Koch. La Cena.

Pues otra vez aquí hablando de libros. En esta ocasión es uno de un autor holandés llamado Herman Koch.

La verdad es que si me pedís que os diga algún autor holandés me ponéis en un apuro y seguramente tenga que retrotraerme a Erasmo de Rotterdam o Baruch Spinoza. Si me apuráis mucho nombraría a Anna Frank, aunque no fuera en sí una autora o una escritora convencional.

Y nada más, para mí es un vacío y no debería serlo. Estoy seguro de que en Holanda hay buenos escritores o los ha habido, o las dos cosas.

En fin, tampoco es que esto importe mucho en lo que se refiere a este libro, pero es una de las cosas que pensé cuando me enteré de que el autor era holandés. Se me vienen nombres de escritores franceses, ingleses, italianos, suecos, noruegos, alemanes e incluso belgas o finlandeses, pero ni uno holandés.

Y leyendo este libro me he dado cuenta de que, al menos  en lo que respecta a este señor, no se escribe mal por esas tierras. Tampoco es que este libro sea un novelón, pero es entretenido.

Por contar un poco de qué va os diré que nos cuenta una cena de dos parejas que se conocen. Durante esa cena se va contando la historia anterior y va habiendo flashbacks. Lo que sucedió a continuación te sorprenderá. O no, la verdad es que no es un libro de suspense ni de misterio. Sí hay secretos, pero se desvelan más o menos pronto y van dando sentido a todo lo que se nos cuenta.

A mí me ha parecido una lectura entretenida y, la verdad, no es que sea muy larga y eso también en algunas situaciones se agradece. De hecho esta semana ha salido otro libro de este autor en el Kindle Flash y también me la he comprado.

Algún otro fragmento:
"los matrimonios desdichados, nunca pueden estar solos. Cuantos más testigos tengan, mejor. La desdicha busca siempre compañía. La desdicha no soporta el silencio, sobre todo los silencios incómodos que se producen cuando se está a solas".

"Aquel póster hizo que me pusiera aún más alerta. Probablemente, el director estaba en contra del calentamiento global y la injusticia en general. Quizá no comía carne de mamíferos y era antiamericano o, al menos, anti Bush, una opinión que daba a la gente carta blanca para no pensar nada más. Quien estaba contra Bush era alguien justo, y por tanto podía comportarse en su entorno inmediato como un cabrón".
En fin, me parece un libro interesante y que, aunque no sea la leche, al menos no es especialmente malo y eso para la narrativa actual ya es un mérito.


Bajo los montes de Kolima

Me compré este día en el día del libro. Lo anunciaban como uno de los mejores thrillers. De hecho voy a copiar una parte de la descripción de Amazon de la novela: "Lionel Davidson está considerado una de las leyendas más grandes del thriller. 
 Esta novela, la última y más aclamada del desaparecido autor británico —que Salamandra publica por primera vez en castellano—, es su obra maestra. Azotados por vientos implacables y sumidos en noches eternas, los montes de Kolima se encuentran en uno de los parajes más inhóspitos del planeta. En plena tundra siberiana, en la misma estepa helada donde los gulags fueron escenario de la brutal represión soviética, el nuevo tiempo político ha dado paso a otro tipo de horrores: un centro clandestino de investigación que prohíbe la salida a los operarios y donde, bajo extremas medidas de seguridad, las autoridades realizan turbios experimentos en el más absoluto de los secretos".

Promete, ¿verdad? 

Me la empecé a leer después de la del club de lectura y me ha gustado. No es lo que yo llamaría un thiller, sino una novela de espías, pero es entretenida. Creo que le falta algo para ser realmente buena. Creo que se le va el vino en catas y hay más tiempo de preparación y de cómo llega al meollo de la cuestión que realmente a que nos cuente algo sorprendente o que nos haga querer saber más. Digamos que lo de planteamiento, nudo y desenlace se queda en planteamiento, nudillo y desenlace.

No es que sea un problema, pero creo que se podría haber solucionado. Y más cuando es un libro de 540 páginas en la edición en papel. Creo que con esas páginas se podría haber hecho algo más respecto al por qué de toda la operación que cuenta.

Por contar un poco de la historia sin desvelar mucho el libro empieza con unos extraños mensajes que le llegan a un profesor británico en papel de liar cigarrillos. Se los manda un antiguo conocido suyo de algunos congresos. Un científico ruso al que se da por desaparecido. A partir de ahí se va liando la cosa y nos vemos envueltos en un viaje al ártico que nos llevará a ir descubriendo los misterios que esconden allí.

En fin, si os gustan las novelas de detectives y thrillers un poco descafeinados, pues éste es vuestro libro. Si no os gustan las novelas de detectives o los thrillers un poco descafeinados, pues puede que éste no sea vuestro libro.

A mí me ha entretenido y eso ya es algo.