Las sombras de Quirke

"–¡Bobadas! ¿Tú crees que puedes elegir cómo vivir? -Mal también lo cree, o por lo menos lo creía hasta que los recientes acontecimientos le han mostrado lo equivocado que estaba. Vamos a la deriva, Quirke. ¿Sabes esa espuma amarillenta que hay al final de las olas cuando mueren en la playa, esa cosa que parece un escupitajo de tabaco mezclado con gaseosa? Eso somos nosotros. La ola viene, las ola se va –hizo una demostración moviendo lánguidamente la mano hacia delante y hacia atrás– y nosotros vamos con ella. Te apuesto lo que quieras a que esa espuma amarillenta también piensa que se mueve por su cuenta. Igual que pensamos nosotros". 
Benjamin Black. Las sombras de Quirke.

Me regalaron este libro de una manera un tanto inesperada y, por lo tanto, lo agradezco de manera doble. Fue un detalle estupendo por la entrada que escribí sobre leer te da vidas extra.

A mí me gusta la novela negra. Y de este señor, del que claro que había oído hablar, no había leído nada hasta la fecha. Es el séptimo libro de la colección del doctor Quirke.

Por contar un poco, el doctor Quirke es un forense de Dublín. Es hijo adoptado de un poderoso personaje y, por lo que se intuye de lo que cuenta en este libro y que entiendo que estará explicado en libros anteriores, que hizo cosas bastante abominables en el pasado. No dicen en qué año está situado, pero yo supongo que sobre 1950 o así. En cualquier caso en un pasado un tanto lejano.

Quirke ya es mayor, de hecho está pensando en jubilarse. Y mientras está de baja por unos problemas mentales le aparece un caso en el que se va involucrando. El caso es el de un misterioso accidente mortal de un joven que se va complicando poco a poco.

Es novela negra amable. Quiero decir que hay misterios, pero no hay escabrosidades. No hay descripción de asesinatos brutales ni escenas que te salpiquen de sangre mientras lo estás leyendo y te hagan tener que dejar de leer por un momento.

Tengo que decir que me ha gustado bastante. Son trescientas páginas y se lee rápido. Está bien escrito y te enganchas enseguida, al menos yo. Tampoco es necesario haberse leído los anteriores para seguir perfectamente la historia, aunque supongo, no puedo asegurarlo, que al contar cosas de su pasado que estarán contadas en otros libros, a lo mejor hay un poco de spoilers. Lógico, claro.

Seguramente me anime y me lea libros anteriores.

3 comentarios:

  1. Lo tengo yo apuntado a este señor, al que he leido como Banville, en teoría novla que no es negra, pero en las ue he leído, tenían su intriga. Supongo que cambiará también el estilo, que cuando es Banville es muy potente. Por lo que dices de los espoilers, igual me conviene empezar por el primero de esta serie, aunque tampoco es grave: luego se olvidan las cosas entre libro y libro. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Es que a mi me parece que ahora se llama novela negra a todo lo que tenga asesinatos y yo creo que cuando esto se acuñó no era así sino solo las desabridas, desencantadas, con sudor y mujeres fatales. Pasa lo mismo con la histórica, ahora todo lo que no esté situado en nuestros tiempos es novela histórica cuando antes se refería a las novelas que además de contarte una historia, basada o no en hechos y personajes reales, aprovechaba para contar un suceso histórico.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que ahora todo es novela negra, incluida ésta que sería más de detectives o policíaca. Por lo que sé el origen está en la serie negra de Gallimard y se llamaba así porque las portadas eran negras (noire). Ahora, no sé qué libros publicaban originalmente, si eran policíacos o de detectives sudorosos o ambos.

    ResponderEliminar