Sobre la tiranía

"La posverdad es el prefascismo".
Timothy Snyder. Sobre la tiranía.

Ya os he contado alguna vez que soy bastante fan de este señor desde que me leí Tierras de Sangre hace ya un tiempo. Tengo que reconocer, todo hay que decirlo, que tengo pendiente su libro Tierra Negra y que todavía no me han entrado ganas de leerlo, pero todo se andará (o se leerá).

En este caso, el libro que me he leído suyo se llama sobre la tiranía y es un manual sobre cómo actuar frente al abuso del poder político. Da veinte mini resúmenes de pocos párrafos (creo que el libro son ciento y pico páginas y la mitad vacías entre principio de capítulo y final del anterior) que son guías de actuación ilustradas con ejemplos de las páginas más negras de la historia del siglo XX, principalmente el nazismo/fascismo y el comunismo.

Los consejos que da son de todo tipo. Muchos parecen obvios y otros lo son a poco que rasquemos, pero creo que es importante tenerlo presente. Ser conscientes de que el mundo democrático occidental es una rara avis y que no puede soportarlo todo, que hay que cuidar las instituciones y ser crítico y valiente contra el poder.

El libro está muy centrado en Estados Unidos y en la reciente victoria de Trump, pero también nos sirve a todos para aplicar esas lecciones en casa. Al principio del libro, el señor snyder nos dice que "podríamos caer en la tentación de pensar que nuestro legado democrático nos protege automáticamente de tales amenazas. Se trata de un reflejo equivocado. Nuestra tradición nos exige que examinemos la historia para comprender las profundas fuentes de la tiranía y que reflexionemos sobre la respuesta adecuada que hay que darle. No somos más sabios que los europeos que vieron cómo la democracia daba paso al fascismo, al nazismo o al comunismo durante el siglo XX. Nuestra única ventaja es que nosotros podríamos aprender de su experiencia. Ahora es un buen momento para hacerlo".

Las guías que dan tratan sobre temas diversos: no ser cómplice de abusos, piensa por ti mismo,  contribuye con buenas acciones, viaja, etc.

También recomienda pagar por leer los periódicos. La prensa aparece como salvaguarda frente al poder. Una prensa que investigue y que busque las historias que no quieren que conozcamos. A propósito de esto también acabo de verme un documental de Netflix que se llama Nobody Speak sobre las dificultades de la prensa en EE.UU. frente a los millonarios que no quieren que hablen sobre ellos y sus negocios. Muy recomendable también.

Es un libro que se lee en nada y que, aunque sea bastante básico y sintético, creo que es bueno que nos repitan lo que debería ser evidente para todos.

Unos párrafos:

"reproducir un artículo en un blog lo puede hacer cualquiera, mientras que investigar y redactar es un duro trabajo que requiere tiempo y dinero. Antes de burlarte de los «medios de comunicación mayoritarios», ten en cuenta que eso ya no es lo más habitual. Lo mayoritario, y lo más fácil, es la burla, y lo espinoso y difícil es el periodismo de verdad. De modo que intenta escribir un artículo de verdad por tus propios medios, que implique trabajar en el mundo real: viajar, entrevistar, mantener relaciones con las fuentes, investigar en los archivos escritos, verificar cada cosa, redactar y revisar los borradores, todo ello en un plazo ajustado e improrrogable. Si descubres que te gusta hacerlo, monta un blog. Mientras tanto, reconoce el mérito de los que se dedican a hacer todas esas cosas para ganarse la vida. Los periodistas no son perfectos, como tampoco lo son las personas que trabajan en otros ámbitos. Pero el trabajo de las personas que se ciñen a la ética periodística es de una calidad muy distinta a la del trabajo de los que no se atienen a ella".

"Normalmente quienes aseguran que sólo se puede conseguir más seguridad a costa de la libertad están intentado negarnos ambas cosas".

"El presidente es un nacionalista, que no es en absoluto lo mismo que un patriota. Un nacionalista nos anima a ser la peor versión de nosotros mismos, y después nos dice que somos los mejores. Un nacionalista, «aunque está permanentemente rumiando sobre el poder, la victoria, la derrota, la venganza», como dijo Orwell, tiende a «no sentir el mínimo interés por lo que ocurre en el mundo real». El nacionalismo es relativista, dado que la única verdad es el resentimiento que sentimos cuando contemplamos a los demás. Como decía el novelista Danilo Kiš, el nacionalismo «no tiene unos valores universales, ni estéticos ni éticos»".
Animaos y leedlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario